Deep work

Deep work

¿De qué va el libro?

Deep Work es uno de los mejores libros de productividad.

Su autor Cal Newport, nos explica el concepto de trabajo profundo y cómo es valioso, raro y tiene significado en nuestra sociedad. La segunda parte del libro va más enfocada a estrategias y técnicas para organizarnos mejor.

3 ideas de Deep Work

1. ¿Qué es Deep Work y por qué es tan necesario?

Deep Work se traduce como trabajo profundo. Consiste en llevar tus capacidades cognitivas al límite para extraer todo el valor posible de tu cabeza.

Para que nos entendamos, igual que desarrollamos la fuerza en el gimnasio, deberíamos desarrollar nuestra capacidad mental en el trabajo. Para mejorar tu cuerpo, entrenas fuerza; para mejorar tu mente, practicas el trabajo profundo.

En la economía actual, las personas mejor valoradas aprenden rápido tareas complejas y producen a un gran nivel de calidad y velocidad.

El trabajo de alta calidad dependerá de dos factores: el tiempo que le dediquemos y la intensidad.

image

El tiempo, es el que hay. Por el momento, no podemos crear más. Todos tenemos 24 horas.

No nos queda otra que influir en la segunda parte: la intensidad. Para mejorar la intensidad de nuestro trabajo, la mejor opción es alcanzar un estado de profunda concentración.

image

El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi lo llamó el estado de flow y lo describe así :

... la concentración es tan intensa que no queda atención para pensar en nada irrelevante o preocuparse con problemas.

Además de ser valorados económicamente, llegar a estos puntos de concentración son gratificantes por sí mismos.

El libro profundiza en diferentes estrategias para alcanzar este estado.

2. Ser un vago y aburrirse para ser productivo

Parece una broma de mal gusto. ¿Hacer el vago para ser productivo? ¿Aburrirse y no hacer nada?

Yo también era bastante escéptico cuando lo leí en el libro, pero si lo piensas tiene bastante sentido. He de decir que a mí me ha funcionado muy bien.

Ser un vago de forma productiva, consiste en saber apagar y desconectar del trabajo hasta la mañana siguiente.

No hacer nada. Ni respondo un correito por aquí, ni respondo comentarios en las redes sociales, la estrategia consiste en hacer absolutamente nada, sin autoengaños.

Tu capacidad de concentración en un día es limitada y si buscas exprimirla, no podrás trabajar de forma intensa al día siguiente. Te quemas más que las tostadas cuando se te olvidan en el tostador.

La imagen que te anima a tirarte y desconectar.
La imagen que te anima a tirarte y desconectar.

La mente es parecida a los músculos. Si no descansa y desconecta del trabajo, no podrá recuperarse adecuadamente. Esto es algo más común de lo que pensamos, trabajamos a medio gas porque no dejamos a nuestro cerebro recuperarse.

Cuando te adaptas a no concentrarte, te cuesta concentrarte de nuevo. ¿Cómo puedes recuperar tu concentración? Poniendo límites a tu jornada de trabajo (sobre todo si eres tu "propio jefe") y entrena la desconexión.

3. Las RRSS están matando tu productividad

Las redes sociales son herramientas, ni buenas ni malas. Pero es una realidad que su uso disminuye nuestra capacidad de concentración.

Usarlas no es malo. Usarlas cuando tendrías que estar concentrado trabajando, sí.

Para hacer frente a este problema, deberíamos planificar nuestras distracciones. Saber qué tiempo vamos a dedicar a las redes sociales y cuándo se lo vamos a dedicar.

Pero antes del qué y el cuándo, viene el por qué. ¿Por qué utilizas las redes sociales? ¿Te aportan más las redes sociales que lo que te pueden quitar? ¿Te ayudan a vivir la vida que quieres?

Damos por hecho que hay que usar las redes, sin pararnos a pensar en
Damos por hecho que hay que usar las redes, sin pararnos a pensar en el por qué.

Gestionar el tiempo que dedicamos a las redes es complicado. Están construidas para que pasemos la mayor cantidad de tiempo posible dentro. Tenemos que resistir la tentación. Estamos acostumbrados a la recompensa inmediata. No nos cuesta nada de esfuerzo entrar a las redes y mucho menos permanecer dentro.

¿La solución?

Redirige el tiempo que le dedicas a las redes sociales a acciones más fructíferas. La sociedad quiere hacernos pensar que nos vamos a perder algo por no estar en las redes. Debemos responsabilizarnos de nuestro tiempo y llenarlo de actividades de calidad.

Planificar estas distracciones es el mayor remedio contra el piloto automático en el que vivimos. Sé consciente del uso de las redes y trata tu tiempo con respeto.

Conociendo al autor: Cal Newport

image

Cal Newport es un profesor de Ciencias de la Computación en la Universidad de Georgetown. Además de su labor como docente, es un gran escritor sobre productividad y organización.

Sus primeros libros ofrecen consejos a estudiantes para mejorar su rendimiento en los estudios: How to Win at Collegue y How to Become a Straight A Student.

Los últimos años ha estado centrado más en libros enfocados a la productividad: A World Without Email, Digital Minimalism y Deep Work.

También se ha subido al carro de los podcast con su programa Deep Questions.

Sergio.