El efecto mariposa: pequeñas acciones pueden cambiar el mundo

El efecto mariposa: pequeñas acciones pueden cambiar el mundo

"El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo".

El efecto mariposa nos enseña que una pequeña variación en el punto de partida puede modificar totalmente el resultado. También nos ayuda a ajustar constantemente nuestras expectativas sobre los resultados esperados. Empecemos.

¿Qué tienen en común predecir el clima, comenzar una guerra o la salvación de una ciudad entera? El efecto mariposa, donde un pequeño cambio en las condiciones iniciales puede tener un efecto descomunal en el resultado. Profundizaré en cada uno de los ejemplos al final del artículo.

Pensamos que los grandes eventos que cambian el mundo son las guerras, las catástrofes naturales, dictadores o grandes movimientos sociales. La teoría del caos nos dice todo lo contrario, los sucesos que han cambiado, cambian y cambiarán el mundo son las pequeñas acciones. Según la teoría del caos, las cosas que cambian y cambiarán el mundo son las pequeñas acciones. Una mariposa que bate sus alas puede provocar un huracán en la otra punta del planeta. El batir de las alas de un insecto puede acabar con ciudades enteras.

Esto, en esencia, es que dice la teoría del efecto mariposa, la cual fue descubierta por el meteorólogo Edward Lorenz, que también fue el padre de la teoría del caos.

La teoría del caos y el efecto mariposa explican que algo tan complejo como es el universo es impredecible. Entre otras cosas, la teoría del caos explica como las condiciones climatológicas impiden realizar pronósticos del tiempo fiables más allá de tres días. Así que a partir de ahora no le sigas echando la culpa al hombre del tiempo cuando falle en su pronóstico y te pille la lluvia de sorpresa. El pobre hace lo que puede.

Efecto mariposa: ¿qué es?

El efecto mariposa nos dice que una acción determinada puede provocar una serie de acciones sucesivas que acaben distorsionando y modificando por completo la situación de lo que partíamos.

Diagrama de la trayectoria del 
Diagrama de la trayectoria del sistema de Lorenz para los valores r = 28, σ = 10, b = 8/3.

Este efecto explica que cualquier tipo de alteración, por muy simple que nos parezca, puede llevarnos a resultados totalmente inesperados. Según vayan sucediendo estas acciones diferentes, el resultado se irá alejando cada vez más y más del punto de partida.

Vamos, que igual acabaste estudiando ingeniería porque tus padres te regalaron una calculadora cuando tenías solo ocho años. O no. El efecto mariposa de momento, es una teoría relativa, que ni el modelo matemático del caos ni la aleatoriedad están demostrados por completo.

Esto puede ser aprovechado por los deterministas para explicar su visión del mundo. Todo está determinado. Poco podemos hacer al respecto para cambiar nuestro futuro. En nuestra entrevista con Ivan Alonso hablamos sobre esta visión determinista del mundo, con muy buenos argumentos por su parte. Te animo a que después de leer este artículo, te pases por el podcast a escucharla.

Al conocido físico Stephen Hawking cuando le preguntaron si debía de preocuparnos el hecho de que todas nuestras acciones estuvieran predeterminadas, contestó en este ensayo:

"La respuesta es sí, todo está determinado. O puede que no, porque nunca podremos averiguar qué está determinado". Pero no se quedó ahí, y añadió: "Me he dado cuenta de que las personas que aseguran que todo está predestinado y que no podemos hacer nada por cambiar las cosas, miran siempre a los lados antes de cruzar la carretera".

Un cachondo el tío, la verdad.

Por contra, unos científicos estadounidenses han simulado un viaje en el tiempo con un ordenador cuántico y han negado la evidencia del efecto mariposa: los cambios en el pasado resultan insignificantes al volver al presente. En el mundo cuántico un pequeño daño localizado en el pasado sigue teniendo el mismo impacto en el presente. No aumenta su magnitud ni cambia las variables del sistema. Pero recordemos que esto ha pasado en el mundo cuántico, y como se ha demostrado más de una vez, las leyes que rigen nuestra realidad no tienen que ser las mismas que las del mundo cuántico.

La teoría del caos

El efecto mariposa es una rama, o una analogia empleada como uno de los pilares de la teoría del caos. Esta teoría dice que el universo está formado por un conjunto de sistemas sensibles a cualquier tipo de variación del entorno o sucesos, los cuales pueden generar resultados inesperados de una manera caótica. Esta idea también fue propuesta por nuestro amigo Lorenz.

Estas variaciones suceden aunque estos sistemas sean deterministas, es decir; su comportamiento puede ser completamente determinado conociendo sus condiciones iniciales.

La teoría del caso es demasiado compleja para que alguien como yo pueda explicártela como es debido, así que solo haré un breve repaso de sus puntos más importantes. Es necesario para que entienda el contexto que envuelve el efecto mariposa.

Básicamente, la teoría del caos propone que ante dos situaciones casi idénticas, bajo una pequeña diferencia, el paso del tiempo hará que los resultados sean cada vez más diferentes.

El mismo péndulo es lanzado seis veces desde el mismo punto y acaba comportándose de modo muy diferente. Las imperceptibles diferencias en las condiciones iniciales se magnifican con el paso del tiempo.

Y por todo esto, como te he contando antes, es tan difícil hacer previsiones a largo plazo en muchas disciplinas como la meteorología. Lo sentimos por el hombre del tiempo, ya sabemos que no es su culpa cuando falla. Cualquier variable, por muy sutil que sea provocará un cambio inesperado en nuestras predicciones. Cualquier detalle que no hayamos tenido en cuenta en los cálculos, cambiará por completo el resultado final. En resumen, es imposible tener una probabilidad del cien por cien a la hora de hacer una predicción. Siempre te vas a encontrar un grado de incertidumbre y caos.

La variación de tres decimales

Es el turno de hablar del culpable de todo lo que has leído hasta ahora: Edward Lorenz. Trabajaba en una investigación sobre previsiones climatológicas allá por 1963 a través de su ordenador. Mientras repasaba los datos, se marchó a tomar un café (literalmente) mientras su ordenador simulaba los mismos datos que ya había obtenido. La sorpresa fue que, cuando volvió y se puso a comparar ambos informes, no se parecían en nada. ¿Cómo era posible si había simulado ambas veces la misma situación? ¿Estaba el ordenador estropeado?

Nada de eso. Lorenz, para simplificar las operaciones y porque su impresora no aceptaba más de tres decimales, decidió reducir de seis a tres decimales uno de los parámetros con los que calculaba las predicciones (en vez de aparecer 0,507127 aparecía 0,507). Un detalle sin importancia para Lorenz, ya que no pensaba que esta leve variación de tres decimales le llevase a obtener unos resultados tan diferentes.

Una pequeña modificación en los datos iniciales puede suponer un cambio en el resultado totalmente drástico.
Una pequeña modificación en los datos iniciales puede suponer un cambio en el resultado totalmente drástico.

Las conclusiones para Lorenz fueron muy claras: una variación mínima inicial puede suponer alteraciones a corto y medio plazo drásticas.

Ray Bradbury y la flecha del tiempo

Todo comienza con una pequeña historia escrita en 1952. Su autor puede resultar conocido. Ray Bradbury escribiría un año más tarde Fahrenheit 451, uno de los grandes clásicos distópicos.

La pequeña historia de la que te quería hablar se llama El sonido del trueno y narra como un viajero del tiempo llamado Eckels contrata los servicios de una empresa que ofrece la posibilidad de viajar a la Prehistoria a cazar a un Tiranosaurio rex ni más ni menos.

La empresa tiene unas normas muy estrictas para evitar cualquier tipo de alteración temporal en el presente. Ninguna persona que viaje en el tiempo a través de sus servicios puede salirse del sendero que ellos han marcado. Salirse, aumentaría las posibilidades de alterar el pasado de cualquier forma y con ello, el presente. El dinosaurio en cuestión que ofrecen cazar en este "evento" está destinado a morir aplastado por un árbol, por lo que lo maten o no, el animal ya tiene determinado su fin, por lo tanto, no se modificaría el pasado.

El sonido del trueno (A Sound Of Thunder) se llevó a los cines en el año 2005. Fotograma donde aparece Eckels buscando al Tiranosaurio Rex.
El sonido del trueno (A Sound Of Thunder) se llevó a los cines en el año 2005. Fotograma donde aparece Eckels buscando al Tiranosaurio Rex.

Como te estarás imaginado, nuestro protagonista de la historia se sale del sendero. Al regresar al presente, se da cuenta de que algo no va bien. Los trabajadores de la corporación actúan de manera extraña y el aire huele a una sustancia irreconocible. Eckels, aplastó una mariposa cuando se salió del camino en su viaje temporal. Esa pequeña variación provocó una cadena de cambios que ha afectado a su presente.

Este libro abrió muchos debates y preguntas para sus lectores. ¿Pisar una mariposa puede cambiar el destino del mundo entero? ¿Eckel se apartó del camino por su propia voluntad o fue una acción predeterminada? ¿El nuevo presente al que regresó ya estaba predeterminado o fue Eckels la causa de todos los cambios que sucedieron posteriormente?

Películas que van desde It's a Wonderful Life hasta Donnie Darko y Butterfly Effect han hablado sobre conceptos interconectados como el efecto mariposa, la teoría del caos, el determinismo, el libre albedrío...Estas obras de ficción tienden a mostrar la mariposa como el origen de la causa. Pero el concepto original, acuñado por Lorenz Lorenz, es que los pequeños detalles pueden inclinar la balanza de una manera incalculable.

Sus implicaciones en la psicología

Ahora llega la parte práctica de esta teoría. Aunque el efecto mariposa originalmente se ha vinculado a campos como la meteorología, este mecanismo también se puede aplicar a la psicología, una rama que seguramente sea mucho más práctica para todos nosotros.

El efecto mariposa se puede aplicar a todas las decisiones y conductas que tomamos. Cualquier pequeña acción puede cambiar completamente el rumbo de nuestra vida.

Cualquier acción puede suponer un cambio drástico en las acciones posteriores, y por lo tanto, en el resultado.
Cualquier acción puede suponer un cambio drástico en las acciones posteriores, y por lo tanto, en el resultado.

Pongamos de ejemplo a una persona que está bastante deprimida, algo muy común hoy en día por cierto. Esta persona no nota ninguna mejoría hasta que un día empieza a comer con su familia después de haberse pegado meses comiendo sola en su habitación. Esta acción genera unos cambios en su actitud que le llevan a tomar otras acciones como despertarse más temprano y comenzar a salir de casa. De esta forma, suceden una serie de cambios que le permitrán salir del estado depresivo en el que estaba.

Todas nuestras acciones nacen y mueren con otro conjunto de acciones. Acciones como tener un gesto cariñoso con la cajera del supermercado, puede generar un conjunto de acciones en el día de esa persona que hagan que ese mismo día sea totalmente diferente.

Es por ello que a la hora de actuar es importante conocer el efecto mariposa. Así, valoraremos realmente el impacto de nuestras pequeñas acciones en el mundo que nos rodea.

Ejemplos históricos del efecto mariposa

Existen muchos ejemplos en los que un pequeño detalle condujo a un cambio dramático. En cada caso, el mundo en el que vivimos podría ser diferente si la situación se hubiera revertido. Aunque la lista de ejemplos es infinita, he traído tres que han cambiado el rumbo de la humanidad. Seguro que alguno te suena.

La ciudad con más suerte del mundo

La primera de las tres es la historia de la ciudad más afortunada de Japón. Corría el año 1945, finales de la Segunda Guerra Mundial y Estado Unidos quería sentenciar la guerra con un mensaje contundente para Japón. Ya conocemos la historia de Hiroshima y Nagasaki, pero lo que muchos no saben es que la historia podría haber sido totalmente diferente si el día del bombardeo, la climatología hubiese sido algo diferente.

El plan inicial era atacar la ciudad japonesa de Kokura, con su fábrica de municiones como objetivo. El día que Estados Unidos pensaba atacar, las condiciones climáticas impidieron que tuvieran claridad sobre los objetivos ubicados en Kokura. Los aviones americanos estuvieran dando vueltas por encima de la ciudad mientras su particular zumbido despertaba el pánico entre sus ciudadanos.

El lanzamiento de la bomba atómica era inminente. Pero las condiciones climáticas no cambiaban y finalmente, los pilotos se vieron obligados a cambiar de objetivo. El nuevo objetivo era la ciudad de Nagasaki. Ya conocemos todos como acabó la historia. Se estima que murieron 74.000 personas en el ataque a Nagasaki. ¿Cómo de diferente podría haber sido la historia si ese día el cielo no hubiese estado nublado?

Adolf Hitler podría haber sido un artista

¿Te imaginas que Adolf Hitler se estudiara en los libros de historia del arte? ¿O que sus cuadros fueran expuestos en el museo del Louvre? ¿Cómo habría cambiado la historia si nuestro amigo enfurecido hubiese invertido su tiempo en pintar cuadros en vez de intentar conquistar el mundo?

A principios de la década de 1900, un joven Adolf Hitler solicitó ingresar a la Academia de Bellas Artes de Viena y fue rechazado, posiblemente por un profesor judío. Algunas fuentes aseguran que este rechazo fue caldo de cultivo para modificar la personalidad de Adolf Hitler y convertirle en la manifestación humana del mal.

Nunca sabremos como sería el mundo ahora si Hitler se hubiese dedicado a pintar acuarelas en vez de convertirse en uno de los dictadores más sanguinarios del siglo pasado.

El asesinato del Archiduque Franz Ferdinand

¿Te imaginas que viviésemos en un mundo dónde nunca hubiesen sucedido ambas guerras mundiales? Si no fuera por un fallo de comunicación, es posible que este hecho fuese una realidad.

El 28 de Junio de 1914, un chico de origen bosnio-serbio llamado Gavrilo Princip fue a Sarajevo para asesinar al Archiduque de Austria: Fran Ferdinand. El primero intento de asesinato fracasó; la granada que arrojaron sobre el coche del archiduque rebotó en el capo y explotó en uno de los coches de la comitiva que les acompañaba. Después de esto, se ordenó un cambio de ruta, pero el conductor jamás recibió ese mensaje. Si se hubiera tomado la ruta alternativa, Princip no habría tenido la oportunidad de poder disparar a bocajarro al archiduque y su mujer aquel día

Estos ejemplos, nos recuerdan la fragilidad del mundo en el que vivimos y como de catastróficos pueden ser los resultados de nuestras pequeñas acciones.

Nos gusta pensar que podemos predecir el futuro y ejercer cierto grado de control sobre sistemas complejos como el clima y la economía. Sin embargo, el efecto mariposa nos muestra que no podemos. Los sistemas que nos rodean son caóticos y repentinos.

Conclusiones

Esta teoría implica que no podemos conocer totalmente los resultados de nuestras acciones. Los resultados obtenidos de ellos pueden ser diferentes en función de las variables que sucedan durante el proceso.

El efecto mariposa funciona como un modelo mental que nos recuerda que una pequeña acción puede desencadenar un resultado totalmente impredecible. Nos enseña a aceptar la incertidumbre que rige el mundo y el caos que lo compone, aunque esto puede llegar a ser un problema para muchas personas al no ser capaces de encontrar respuestas certeras ante las acciones y situaciones que ocurre a nuestro alrededor.

¿Piensas que todas nuestras acciones están determinadas o crees que todo lo que conocemos forma parte de un conjunto de casualidades que han regido la historia hasta hoy?

Bibliografía