Razona como Elon Musk, desde primeros principios

Razona como Elon Musk, desde primeros principios

Encontrar patrones comunes a los grandes genios de la historia es todo un reto.

No imposible.

Sócrates, Aristóteles o Descartes fueron capaces de romper con lo establecido y razonar desde primeros principios. Recogiendo el testigo, Elon Musk ha implementado esta estrategia para reinventar industrias enteras.

En este artículo, conocerás su forma de solucionar problemas para que puedas aplicarla en tu vida.

¿Qué es un primer principio?

Un primer principio es un conocimiento verdadero por si mismo. No puede ser deducido, ni descompuesto. Aristóteles lo definió como "la primera base a partir de la cual se conoce una cosa". Shane Parrish el autor del blog Farnam Street, lo compara con un bloque de LEGO. Una pieza de conocimiento indivisible que nos sirve como base para construir conocimiento más avanzado.

Razonar desde primeros principios es una forma de resolver problemas. Descompones el problema en piezas, identificas los primeros principios y empiezas a construir soluciones a partir de ellos. El objetivo es crear a partir de una base sólida, pero sin dar por hecho todo aquello que se puede cuestionar.

Por seguir con el ejemplo de LEGO, divides todo en los bloques más pequeños posibles. A partir de ahí empiezas a probar diferentes soluciones.

Esta estrategia para resolver problemas ha sido, y es, un modelo mental empleado por grandes pensadores de la historia. Desde el propio Aristóteles, hasta el ejemplo actual de Elon Musk. En este artículo veremos un par de ejemplos de cómo aplica esta herramienta en sus empresas.

Pero antes, vamos conocer la forma de razonar de la mayoría de mortales y cómo podemos acercarnos a los razonamientos de los grandes pensadores.

Razonar por analogía vs razonar desde primeros principios

"La mayor parte de nuestra vida la pasamos razonando a través de analogías, que es esencialmente copiar lo que hacen otras personas con pequeñas variaciones." Elon Musk.

Razonar por analogía es necesario. Somos máquinas de imitación. No pensamos todo por nosotros mismos. Y está bien. Pensar desde primeros principios no es una herramienta para usar las veinticuatro horas del día. Cuesta tiempo y energía mental.

Razonar desde primeros principios es la mejor forma de dar con nuevas oportunidades y soluciones. Cuando entiendes las bases, puedes elegir tus propios métodos. Cuando conoces los bloques de LEGO y cómo se combinan entre sí, puedes construir cómo quieras.

"El hombre que comprende los principios puede seleccionar con éxito sus propios métodos. El hombre que prueba métodos, ignorando los principios, seguramente tendrá problemas." Harrington Emerson.

Cuando te enfrentas a un problema puedes elegir ser chef o cocinero. El chef entiende los principios, creando una receta. El cocinero la imita. El chef razona desde primeros principios. El cocinero, a través de analogías.

¿Cómo razonar desde primeros principios?

La teoría está muy bien, pero ¿cómo puedes ponerlo en práctica?

Primero, déjame recordarte que este modelo mental no debería aplicarse a todo. Hay cosas que se aprenden por imitación. Y está bien. Razonar desde primeros principios cuesta tiempo y esfuerzo. Lo primero es elegir bien en qué problemas aplicarlo.

Sobre el cómo, siento decirte que no hay una receta establecida. Para pensar desde la base es necesario cuestionar lo que sabes y tratar de encontrar respuestas.

Cada genio tiene sus preguntas, métodos y triquiñuelas que le permiten razonar desde primeros principios. Para que no partas de cero a la hora de construir los tuyos, vamos a ver la duda metódica de Descartes y el método socrático.

La duda metódica de Descartes

Descartes en el palacio de Versalles.
Descartes en el palacio de Versalles.

La mejor forma de acercarnos a la verdad es dudando. René Descartes, padre del racionalismo y una de las mentes más destacadas de la Revolución Industrial, propuso cuatro pasos para alcanzar la verdad a través de la duda:

  1. Busca cosas verdaderas del problema al que te enfrentas. Importantísimo en este paso dejar de lado tus prejuicios.
  2. Divide y descompón los problemas en tantas partes como sea posible. Estudia a fondo cada parte y soluciónala por separado.

  1. Deduce. Una vez solucionadas las partes, trata de solucionar el puzle completo. No te olvides que un conjunto es la suma de sus partes y las interacciones entre ellas. Olvidarte de esto último, es firmar una equivocación.
  2. Enumera todas las conclusiones y razonamientos. Comprueba que has seguido los tres pasos anteriores. Ordena tus razonamientos para evitar y detectar fallos.

El método socrático

"El grado sumo del saber es examinar el por qué." Sócrates.

El método socrático consiste en preguntarse una y otra vez hasta dar con aquello que no sabes.

Te permite separar el conocimiento de la ignorancia, y sigue estos 6 pasos:

  1. Clarifica tu pensamiento: ¿Qué sé exactamente?; y explica el origen de tus ideas: ¿Cómo sé que sé esto?
  2. Reta lo que ya sabes: ¿Cómo sé que esto es cierto? ¿Y si pensara lo contrario?
  3. Busca evidencia: ¿Cómo puedo respaldar esto? ¿Cuáles son las fuentes?
  4. Incluye diferentes perspectivas: ¿Qué piensan otros? ¿Cómo sé que estoy en lo correcto?
  5. Examina las consecuencias e implicaciones: ¿Qué pasa si me equivoco? ¿Cuáles son las consecuencias?
  6. Cuestiona las preguntas originales: ¿Por qué pienso esto? ¿Estaba en lo correcto? ¿A qué conclusiones puedo llegar después de este proceso de razonamiento?

Elon Musk usando los primeros principios

Si algo caracteriza a Elon Musk es su capacidad para solucionar problemas de formas inimaginables por la mayoría. Eso es lo que hace con sus empresas, aportar soluciones diferentes razonando desde primeros principios.

Construir tus propios cohetes en Space X

Por ponerte en contexto, Elon Musk acababa de vender su participación de Paypal, empresa que cofundó junto a otros grandes emprendedores como Peter Thiel. La venta se realizó por 1500 millones de dólares, de los cuáles Elon recibió 180.

Con dinero, a Elon le empiezan a preocupar otras cosas. Llevar a Marte a la humanidad parece una buena ocupación. El primer paso, conseguir un cohete. Nuestro empresario, dispuesto a comprar su cohete, fue a Rusia a preguntar precios.

La respuesta que obtuvo fue la modesta cifra de 65 millones de dólares. Elon que no era tonto y ya había empezado a meterse en el mundo de la exploración espacial sabia que los costes eran mucho menores. Concretamente, un 2% del precio que le ofrecían los rusos.

¿A qué conclusiones puedo llegar después de saber que el coste es un porcentaje tan bajo del precio?

image

Razonando desde primeros principios, llegó a la conclusión de que podía construir sus propios cohetes. Con ganas de ir a Marte y con 100 millones de dólares de inversión de su propio bolsillo, Elon Musk acaba de crear Space X.

Las baterías de Tesla

Este ejemplo lo escuché en uno de mis podcast favoritos, Kaizen, de Jaime Rodríguez de Santiago. Concretamente en este episodio.

El problema de los coches eléctricos antes de que llegara Tesla era la autonomía. La batería te daba para ir a comprar el pan, y ni eso. Los coches eléctricos se construían a partir de los chasis tradicionales. Las baterías se colocaban en la zona delantera del coche.

En lugar del enfoque tradicional, los empleados de Tesla se dieron cuenta de que el tamaño importa. De las baterías, claro. En vez de dar por hecho el lugar donde "deberían" ir colocadas las baterías, los empleados de Tesla razonaron desde primeros principios.

¿Cómo sabían que las baterías tenían que ir en la parte delantera?

¿Y si pensarán otro lugar para las baterías?

¿Y si ponemos las baterías en la zona del suelo, en lugar de en la zona delantera?
¿Y si ponemos las baterías en la zona del suelo, en lugar de en la zona delantera?

Una de las soluciones, colocar la batería en el suelo del coche, le dió a Tesla una ventaja abismal respecto a sus competidores. Tesla las tenía más grandes. Lo se traduce en mayor autonomía de sus coches, el problema que querían solucionar.

Resumen y conclusiones

Antes de pasar con las conclusiones, te dejo este vídeo de dos minutos donde el propio Elon Musk te explica su forma de enfrentar los problemas.

Como al final de cada artículo, los puntos clave:

  • Un primer principio es un conocimiento verdadero, divisible e irreducible. Un bloque de LEGO.
  • Razonar desde primeros principios es una forma de resolver problemas que construye soluciones desde la raíz.
  • Normalmente razonamos por analogía, copiando a otros. Tiene sentido en muchas ocasiones. Menos energía y menos tiempo. Para dar con nuevas soluciones, razona desde primeros principios.
  • Descartes dudando y Sócrates preguntando, te ayudan a llegar a los primeros principios.
  • Elon Musk es un razonador de primeros principios. Prueba de ello, sus cohetes y las baterías de Tesla.

Sergio -.

P.D: Este artículo es una versión ampliada de una de las entregas de mi newsletter personal. Cada viernes, reflexiono en profundidad sobre un tema que me interese. Muchos acaban en este blog.